Me siento agradecida

Este es el único  lugar dónde puedo refugiarme, mirar en mi interior y pararme a pensar en la difícil batalla de mis sentimientos. Tengo un caos emocional  importante.
¿Sabes? Me hubiera gustado retroceder  en el tiempo… en el día en qué nos conocimos, donde tú mostrabas las consecuencias de un amor fallido y yo la desconfianza de volver a creer en el amor.
Fue pura casualidad, suerte o no sé exactamente escoger el término correcto para explicar ese momento.
Yo afligida e inquietada por una despedida que podría llegar pronto  a su fin, dónde quedaron tanto buenos como malos recuerdos, pero prefiero quedarme con lo bueno, de los dos años que he pasado en aquella ciudad y la cantidad  de personas que he llegado a conocer ,incluso a la que a día de hoy es mi mejor amiga.
 Me paro a pensar  y es muy curioso que cuando termine Bachillerato, tenía claro una sola cosa  estudiar mi carrera, porque es mi vocación, lo que siempre quise cuando era pequeña  y  ya que no pude conseguir nota en mi ciudad natal, corrí el  riesgo o la aventura de irme a esa ciudad, a la vez me daba miedo  llegar donde no conocía a nadie, donde  era empezar completamente de cero.
Pues gracias a que me aventure, he vivido momentos increíbles.
Y no pensaba que en aquella ciudad, iba encontrar el amor de nuevo…
Si me concediesen el deseo de retroceder en el tiempo, volvería al día 7 de Septiembre que fue cuando nos conocimos, tú intentado  hacerme sonreír como una idiota y diciéndome que me quedaba en “perca” (embobada) y yo mirando al horizonte pensando en lo que  podía suceder y tenía miedo de  que se cumpliera.
Y llegó ese día 15 de Septiembre,  “I’m falling in love with you”, fueron las dos mejores semanas que viví a tu lado.
Y llegó ese terrible día que tanto temía, me llamaron por teléfono y me confirmaron lo que sospechaba… mi mundo se desplomo.
Ese día había quedado contigo para recogerte a la salida de clase, tras la llamada me derrumbé en lágrimas y sollozos y saque toda la fuerza posible para recogerte a la salida  y sacar  una sonrisa  para que no notases lo que me pasaba.
Fue verte y  sollozar  de nuevo, me calmaste, me tranquilizaste diciendo que  esto no implicaba un final, que seguíamos juntos a pesar de todo, que hablaríamos todos los días por teléfono y que  nos visitaríamos cada vez que pudiésemos.

Hemos tenido nuestro más y nuestros menos, como cualquier pareja, pero a pesar de eso, sabemos que no podemos estar el uno sin el otro.
No soportaría perder a lo que más quiero, al que me ha hecho feliz, me ha llenado de amor y me ha apoyado y  escuchado cuando nadie más lo hacía.

¡No pido nada más, solo que no te alejes nunca de mi lado .Porque  jamás me perdonaría  perder a una persona tan especial para mí!



Atentamente: Marta


Comentarios

Entradas populares de este blog

ÁGUILA

Voy a cambiar mi suerte.

La inspiración que me da tu amor le da vuelo a mi corazón.